Seguidores y Amigos

miércoles, 8 de enero de 2014

Espino albar sobrante acodo

Hola,
en la entrada anterior Espino albar sohin cascada (pinchar aquí), había mostrado la evolución de un pequeño bonsai obtenido de una rama con forma de cascada que acodé de un espino albar, que fue mi primer yamadori. En esta entrada voy a mostrar la evolución de la otra parte del acodo.
A modo de resumen. Así estaba en el 2003:


En el año 2006 lo acodé:


En el año 2007, separé el acodo dando lugar a estos dos arbolitos:


En la anterior entrada titulada "Espino albar sohin cascada", mostré la evolución de la rama en cascada acodada que para mí es la parte más bonita del espino, así que ahora voy a mostrar la evolución de la otra parte del acodo que es la que menos interés presentaba.
En marzo de 2008, para darle un poco de movimiento a la última parte del tronco, le apliqué un torniquete:


Diciembre de 2008:

Abril de 2009:

Noviembre de 2009:


Abril de 2010:


Julio de 2011:

Noviembre de 2011:


Aunque había ramificado mucho durante estos años, lo cierto es que no me gustaba la primera parte del tronco, ni tampoco el nebari ya que simplemente no tenía puesto que las raices salían a distintas alturas. Además lo veía un pelín alto para ser un sohín ya que su altura estaba sobre los 27 cms. Por eso, en el año 2012 decidí acodarlo, con objeto de sentar las bases para un futuro nebari atractivo y disminuir su altura hasta los 20 cms:


Recientemente he separado el acodo, y lo cierto es que no han salido todas las raíces que esperaba. Por eso, no he podido cortarlo por donde quería y he tenido que conservar alguna raíz de más, que ya será cortada en futuros transplantes bajando así la posición de plantado. Esta foto es de enero de 2013, recién separado del acodo:


Bueno, ésta ha sido la evolución por el momento de la parte menos interesante del acodo del espino. Saludos

ACTUALIZADO CON FOTO DE NOVIEMBRE DE 2013:

8 comentarios:

  1. Acodo tras acodo se están poniendo muy bonitos esos espinos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues no se si decirte que me gusta más éste que el anterior. Los sucesivos trabajos lo han convertido en un árbol muy interesante, con una evolución fantástica. Una pena que el acodo no te haya dado el resultado esperado y no hayas podido cortar por donde querías, pero lo solucionarás. De un Yamadori bastante regular has obtenido dos bonsais muy buenos. Las dos entradas han resultado muy didácticas, muchas gracias por enseñarlas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la ramificación conseguida y totalmente acertado el acodo. La parte inferior no quedaba bien, pero ahora has conseguido un pequeño árbol con muy buena conicidad y ya ramificado.
    La evolución desde aquel yamadori hasta estos dos bonsáis ha sido "de libro".
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que coincido con Ishi, casi me gusta más este que el anterior. Lo cierto es que el árbol ha mejorado con el acodo, logrando un base ancha y sin esas raíces feas que tenía el original. Cuando le puedas destapar un poco más la base, seguro que aún mejorará más, pues puede ensanchar aun un poco.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. En el futuro quedará un espinin muy chulo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. José, Ishi, Buxán, Juan y Cid, como siempre gracias por visitar el blog, darme ánimos y dejar vuestros comentarios.
    Es cierto que le queda todavía mucho camino a este pequeño espino, pues el nebari hasta dentro de unos años no va a estar mínimamente formado.
    De todas formas, lo lógico habría sido hacer el acodo a este espino no en el 2012, sino muchos años antes. De este modo, ahora tendría un nebari mucho más formado, pero bueno, todos nos equivocamos de vez en cuando y no siempre acertamos con el camino correcto en esto del bonsai.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues para ser un sobrante no esta del todo mal,casi veo mejor este que el otro,mas vale tarde que nunca lo del acodo,seguramente como tu as dicho mejor hace un par de años atras.

    Desde que he visitado tu blog he aprendido un a cosa que no mucha gente tiene,PACIENCIA,es lo que tiene ser aficionado al bonsai y que mejor resultados da,ser paciente como tu.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus comentarios Jose.
    De todas formas, debo reconocer que también a mí me falla de vez en cuando la paciencia, y es que a veces me pueden más las ganas que el sentido común, y por querer correr lo que hago en realidad es perder tiempo.
    Creo que la falta de paciencia es el defecto más común entre los aficionados, y desgraciadamente no me libro de dicho mal, aunque poco a poco voy aprendiendo de mis errores.
    Un saludo


    ResponderEliminar